The Sparkles
of the World
Deserve Witnesses

Dotan Saguy

Me encanta cuando una imagen me cuenta toda una historia.

Amo la espontaneidad de esta imagen. Habla de la transición de la inocencia de la infancia a la adolescencia; una encarnación perfecta de lo que me encanta capturar: momentos cuidadosamente compuestos y yuxtapuestos que sorprenden a la gente. Esta foto siempre hace reír a la gente, ¡y eso me encanta! Vi a las chicas en la arena, tomándose selfies en sus patines, lo que me pareció bastante extraño. Un niño pequeño se asomó de repente desde detrás de la pared cubierta de graffiti. Me estaba castigando por no haber aprovechado esta primera oportunidad, pero sabía que podría volver a suceder. Me preparé y, unos segundos después, su amigo hizo lo mismo: fue entonces cuando tomé esta foto. Para este proyecto, utilicé mi Leica favorita: la Leica M Monochrom. Es la única cámara de calle que ve exclusivamente en blanco y negro.

The Sparkles of the World Deserve Witnesses

¡Rompe las reglas, dispara contra la luz, arriesga!
Dotan Saguy

Nací en un pequeño kibutz israelí cerca de la frontera con Líbano, pero crecí en los suburbios de París. Actualmente vivo en California con mi esposa y dos hijos adolescentes. Aunque he tenido una pasión por la fotografía durante toda mi vida adulta, no fue hasta hace unos seis años que cambié mi trabajo diario a la fotografía.

thumbnail_Venice-Beach-2_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-3_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-6_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-15_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-24_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-30_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-54_1512x1008
thumbnail_Venice-Beach-65_1512x1008

Creo que mi estilo fluye del tipo de imágenes que naturalmente disfruto hacer. Tiendo a preferir el blanco y negro por su estética, pero también porque es más flexible y me gusta poder capturar momentos espontáneos, independientemente de las condiciones de iluminación. También me concentro en la composición y la geometría, sin embargo, no pienso en un estilo específico cuando fotografío, solo busco lo que me hace feliz en ese momento.

La fotografía es un pasaporte a la vida de otras personas.

Es la cámara de calle más simple que existe. Las cámaras son tan complicadas en estos días, ¡incluso para mí, un ingeniero informático de formación! Con la Leica M, no siento que haya una cámara entre el momento y yo. La cámara es tan simple que se borra sola; es solo una extensión de mí. Un día, durante un viaje a París, decidí alquilar una Leica M9 con un objetivo de 35 mm; me enamoré allí mismo. Un mes después, era mi cumpleaños, así que compré mi primera Leica M digital y nunca miré hacia atrás.

Arriba