The Tenderness
of the World
Deserves Witnesses

Gabriele Micalizzi

Buscar la humanidad

Mi prioridad es ser testigo de una historia para hacerla llegar, mediante imágenes, al espectador, que a menudo se halla al margen de los sucesos y a muchos kilómetros de distancia. Esta foto la tomé en 2016 en Libia, durante la gran batalla que libraron las tropas de Misurata y los yihadistas de ISIS en la ciudad de Sirte. Estuve casi cuatro meses en el frente con los militares de Misurata, durmiendo, comiendo y escapando del peligro con ellos.

Durante la guerra, una vez por semana se producía un avance significativo; a esas alturas los yihadistas estaban rodeados por todos los frentes. Con cada avance ganábamos posiciones y nos instalábamos en las casas que habían ocupado ellos hasta entonces, casas que a veces estaban llenas de explosivos y trampas. También utilizaban juguetes para esconder dichas trampas. Un día, mientras andaba por el campamento, vi un oso de peluche encima de un tanque. Evidentemente, el contraste era muy fuerte, pero yo adiviné en aquella imagen un intento de los soldados por buscar la humanidad que la guerra trata de arrebatarte tan a menudo. La profesión de fotoperiodista te empuja a reflexionar en la esfera emocional y personal. Documentar acontecimientos históricos es mi trabajo, pero suelo tomar fotografías que guardo solo para mí; esta es una de ellas.

The Tenderness of the World Deserves Witnesses

La fotografía debe atestiguar, no juzgar.
Gabriele Micalizzi

Soy fotoperiodista. Alentado por mi maestro Alex Majoli, empecé a contar historias que representan realidades incómodas. Comencé trabajando en noticias sobre delitos en Milán: llegaba a la escena montado en mi escúter, sacaba unas fotos y las enviaba a la redacción para que las incluyeran en los artículos del periódico local.

EXTRA-CONTENT-1_1512-x-1008
EXTRA-CONTENT-2-1512x1008
EXTRA-CONTENT-3-1512x1008

En 2008, fundé junto a un grupo de compañeros el colectivo fotográfico Cesura. Desde entonces, la fotografía se ha convertido en la razón de mi existencia. Empecé a trabajar en zonas conflictivas y esos territorios acabaron siendo mi punto de mira.

Leica: una cámara prácticamente indestructible

Siempre había querido una cámara que fuera indestructible. La que siempre ha sido la cámara de los grandes reporteros… Trabajo con una Leica Q2 y con una Leica SL2 con el objetivo APO-Summicron de 35 mm y 24/9. En 2019 estaba en Baghuz (Siria) cuando me alcanzó el disparo de un lanzagranadas: tenía metralla por todas partes y mi situación era crítica. Recuerdo que en ese instante me toqué el ojo derecho y mi dedo se hundió en la cavidad; creí que me había quedado completamente ciego, pero de algún modo mi Leica me protegió los ojos en el momento del impacto.

Arriba