LEICA M10-D

Corazón digital. Alma analógica.

Corazón digital. Alma analógica.

La Leica M10-D transporta la experiencia analógica al mundo de la fotografía digital. Paralelamente a una fotografía que hoy se define por un exceso de posibilidades, la M10-D es una declaración audaz de renuncia deliberada.

Sin pantallas y con una reducción de cualquier distracción tecnológica y de diseño, además de su apenas audible obturador, la Leica M10-D satisface los deseos de los entusiastas de la fotografía auténtica que quieren centrarse plenamente en el acto de fotografiar. En lugar de la pantalla, ofrece un dial mecánico para la compensación de la exposición y un reposo abatible para el pulgar que proporciona mayor estabilidad, emulando así a los modelos M analógicos. Dejando de lado la estética, la Leica M10-D no se limita a la austeridad analógica. Su capacidad para conectarse a la aplicación Leica FOTOS brinda todas las opciones que ofrece una cámara digital moderna de calidad superior y excepcional encanto.

Usar la M10-D fue como volver a casa
Tomas van Houtryve

«Sin distracciones digitales cuando me estoy concentrando en disparar, pero tampoco ningún obstáculo de tipo analógico cuando necesito transmitir y compartir rápidamente mis imágenes.

Realmente es la cámara perfecta para mi estilo de trabajo.»

Más detalles

El fotógrafo nacido en San Francisco, Tomas van Houtryve, completó sus estudios de filosofía antes de dedicarse al fotoperiodismo y mudarse a París. Como miembro de la Agencia VII desde hace mucho tiempo, van Houtryve ha acuñado una fusión única de periodismo de investigación, filosofía y metáforas sutiles, utilizando su profunda comprensión del acto de crear imágenes para documentar historias explosivas y socioculturalmente relevantes.

Sus obras exhibidas y aclamadas internacionalmente le han valido una larga lista de honores públicos. Estos incluyen varias subvenciones del Pulitzer Center, un Premio ICP Infinity, el segundo puesto en el World Press Photo Award 2015 y, en el mismo año, una subvención de la Fundación Magnum y un puesto finalista en el Premio Oskar Barnack. Su profundo amor por la experiencia fotográfica analógica hace que Tomas van Houtryve sea el compañero perfecto de la Leica M10-D, que ahora utiliza para transmitirnos su visión fotográfica del mundo.

La inspiración para su serie «The rooftops of Paris» proviene de los primeros días de van Houtryve, cuando vivía en una pequeña habitación de un ático parisino con acceso al tejado. En su búsqueda de texturas, perspectivas, ángulos inusuales en monumentos conocidos y la singularidad de la luz parisina, el fotógrafo encontró un respiro en lugares tranquilos, muy por encima de las concurridas calles. Hoy todavía disfruta buscando una nueva perspectiva de París con amigos cercanos que están en la posición privilegiada de vivir en los áticos de esta fascinante ciudad.  

Increíblemente único
El dial de corrección de exposición mecánico

La Leica M10-D es la primera cámara digital M que establece la compensación de exposición mediante un control manual. En lugar de la pantalla, el dial de ajuste se encuentra precisamente donde una vez estuvo la rueda de ajuste ISO anterior, recordando los días de la fotografía analógica.

Este dial de compensación de exposición refuerza el concepto de control manual de todos los parámetros de exposición esenciales, que comenzó con el lanzamiento de la Leica M10.

La estabilidad de ayer
Reposo extraíble para pulgar

Su semejanza visual con las cámaras analógicas se enfatiza aún más por el reposo para pulgar integrado y extraíble de la M10-D. En apariencia, recuerda la palanca icónica de avance de película de los modelos analógicos M y, por lo tanto, refuerza aún más la experiencia tangible de la fotografía analógica.

Pero este homenaje a la palanca de carga ya no cumple su propósito original; más bien, garantiza una ergonomía mejorada y, por lo tanto, un soporte adicional, especialmente para el uso prolongado con una sola mano.

El equipo perfecto
Tu smartphone es la pantalla de tu cámara

A pesar de su marcado enfoque en una experiencia fotográfica analógica, la M10-D no se limita de ninguna manera a eso. Gracias a la nueva app Leica FOTOS, es tu decisión elegir cuánta experiencia digital y cuánta analógica deseas.

Más detalles

Esta aplicación, combinada con el smartphone, básicamente reemplaza la pantalla LCD de la cámara y puedes usarla para evaluar inmediatamente la exposición y realizar los ajustes de la cámara. Además de la selección del formato de toma DNG o JPG en tres niveles de resolución y el balance de blancos, la aplicación también brinda funciones como el modo remoto, con en el puedes activar tu M10-D a distancia y todas las opciones de control de visualización Live-View.

Además, puedes transferir tus imágenes de forma inalámbrica a dispositivos iOS y Android, compartirlas a través de las redes sociales y guardarlas en una galería de fotos personal.

Tomas-van-Houtryve_Galerie-1
Tomas-van-Houtryve_Galerie-2
Tomas-van-Houtryve_Galerie-3
Tomas-van-Houtryve_Galerie-4
Tomas-van-Houtryve_Galerie-5
Tomas-van-Houtryve_Galerie-6
Tomas-van-Houtryve_Galerie-7
Tomas-van-Houtryve_Galerie-8

La conectividad de hoy
Acceso a wifi en todo momento

A pesar de su marcado enfoque en una experiencia fotográfica analógica, la M10-D no se limita de ninguna manera a eso. Gracias a la nueva app Leica FOTOS, tú decides cuánta experiencia digital y cuánta analógica deseas vivir.

Perspectivas refrescantes
Flexibilidad en la composición de la imagen

A través de la zapata para accesorios, la Leica M10-D es compatible con el visor electrónico Visoflex de alta resolución, que también cuenta con un módulo GPS integrado.

Visoflex no solo te permite tomar fotos desde casi cualquier ángulo, sino que también muestra la última fotografía tomada durante 5 segundos. Esto amplía las capacidades de la cámara, especialmente cuando se dispara con gran angular o teleobjetivos.

Tiendas y distribuidores Leica Encuentra una tienda o distribuidor en:
Arriba