Descubre Más en Blanco y Negro

Leica M10 Monochrom con 40 Megapíxeles

Positivo
Momentos

Herbie Yamaguchi con Leica M10 Monochrom

Lo que trato de hacer con
mi fotografía es para
captura lo que yo llamo
“Momentos positivos”.

En las artes creativas, los temas y conceptos varían ampliamente, pero ser capaz de registrar esos pequeños y edificantes momentos de la vida es lo que hace que mi trabajo sea valioso y significativo para mí personalmente, independientemente del método o técnica que utilice.

La forma en la que normalmente tomo fotografías de situaciones cotidianas cuando estoy en la ciudad y me encuentro con alguien o algo que me llama la atención, es tomar una instantánea rápida primero. Luego, si es posible, trato de iniciar una conversación con la persona o personas en el marco. Si me lo permiten, observaré de cerca sus expresiones en el curso de nuestra interacción y volveré a abrir el obturador cuando sienta que es el momento adecuado. Siempre que mis sujetos estén de acuerdo, ocasionalmente puedo dirigirlos o ajustar la composición de la toma. Como este método combina técnicas de instantáneas y retratos, me gusta llamar a estos mis "retratos instantáneos".

Las escenas que normalmente me llaman la atención suelen ser momentos brillantes y hermosos de felicidad que a veces me cruzo en la ciudad. Por supuesto, también necesito que la luz y el fondo sean perfectos, por lo que estas oportunidades son raras. Mi objetivo como fotógrafo es congelar momentos tan breves y fugaces en el tiempo, momentos que son tan frágiles como pompas de jabón y pueden estallar y desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. No hay mayor recompensa y satisfacción para mí como fotógrafo que escuchar a la gente decir que mis fotografías los ponen de buen humor.

Solía pensar que una resolución de 24 megapíxeles era más que adecuada, hasta que comencé a disparar con la Leica M10 Monochrom y vi el asombroso poder descriptivo de 40 millones de píxeles.

Inmediatamente me quedé impresionado por la excepcional nitidez de la imagen y la asombrosa cantidad de detalles que había logrado capturar, hasta la estructura de la tela de las prendas. Cada fibra, tanto horizontal como verticalmente, era claramente visible, como si la cámara hubiera penetrado en la tela para guiar el ojo de la mente hacia su esencia interior.

Leica M10 Monochrom
definitivamente toma el poder de
fotografía en blanco y negro
al siguiente nivel.

Lo que distingue a esta cámara es que está completamente dedicada a la tarea monocromática en cuestión y no requiere que los controles del menú se cambien de la configuración de color a la monocromática. El diseño sobrio del cuerpo de la cámara también es especial y se suma al carácter discreto y "sigiloso" de la Leica M10 Monochrom: un acabado completamente negro sin letras rojas en absoluto. Siento que esta cámara me está diciendo que "solo me concentre en tomar fotografías increíbles".

Discover more in black and white.

Leica M10 Monochrom

Arriba